Pintar-Pintar Editorial

Libros para niñas y niños impresos en España (Asturias)

Mª Rosa Serdio en la Librería Cervantes de Oviedo: "Bolso de niebla".

Mª Rosa Serdio presentó su poemario “Bolso de niebla” con ilustraciones de Julio Antonio Blasco, el 15 de octubre de 2015 en la Librería Cervantes de Oviedo. Y nos leyó las siguientes palabras... que no están en el libro...



POESÍA DE BOLSILLO
PRESENTACIÓN “BOLSO DE NIEBLA” 
Librería Cervantes (Oviedo) 15 0ctubre 2015

Buenas tardes de otoño.
Empezaré por AGRADECER. Y no es el final. 

Siempre dar gracias es el principio real de las cosas verdaderas. Y las doy especialmente hoy. En primer lugar, a todos los que nos ahora miran ya, por encima de nosotros, con sabia y eterna referencia de la verdad. Va por ellos, por legarnos la palabra y el silencio como la mejor herencia.

A los que siempre me empujaron con discreta mano compañera. 
A quienes preguntaron, como no queriendo saber mucho. 
A quienes insistieron en que querían un libro mayor mientras les brillaban los ojos. 
A los que nos prestan su antigua y sabia senda de palabras para seguir diciendo que sabemos poco cada día. A los poetas. 
A quienes nos prestan sus casas de libros para convocar a la palabra y hacerla nueva: bibliotecas, librerías, salas de lectura, clubes de lectores. 
Gracias hoy y siempre,  Librería Cervantes
A Pintar-Pintar, empresa editorial y a cada uno de sus integrantes. Sus esfuerzos para lograr libros especiales y mantenerse fieles a sus principios son admirables. Gracias.
A Aurelio G. Ovies por su poesía, su magisterio y su cercana presencia.
Y, por estar con nosotros, a todos ustedes. Muchas gracias.

HOY TOCA ESTRENAR…y yo deseo que lo único nuevo sea el LIBRO.

Deseo que los amigos sean antiguos, renovados, que los lugares sean los familiares. 
Deseo estrenar donde se conozcan los rincones, la luz de las esquinas, el murmullo del fondo, la sombra de la tarde que camina, la estantería de los bellos libros.
Estrenar este tiempo del que gozamos hoy con humildad y alegría.
Estrenar la redonda magia de decir para otro lo que, a veces, nos llega como regalo.
¡ESTRENEMOS, PUES!

ESCRIBIR.
Entregar una llama a un arquero.
Construir un jardín de alhelíes.
Sonreír con sonrisa sincera.
Brillar en el corazón del fragor.
Emocionar (se) con una gota de tinta.
Amanecer ante una muerte cierta.
Albergar un catalejo en el ojo.
Acercar el futuro al presente.
Tararear la canción de la posibilidad.

ESCRIBIR: ESA COSA SECRETA.

La gente no sabe los secretos oficios que se tienen hasta que la luz los ve. 
Todos hemos escrito en el aire, en el humo, en la palma de la mano de otro, en la arena de la playa, en la harina de amasar, en el azúcar que cayó al suelo, en el barro tierno, en la espalda de alguien a quien amamos...
Y podría seguir hoy sobre este papel de nube...pero, hasta que las personas no tienen en sus manos esas palabras NO SE CREEN que estés escribiendo cuando viajas en tren trenzando cartas que solo mandas por el aire.

YA LO DICE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ en “Un libro extraño”

Quisiera que mi libro fuese,
como es el cielo por la noche,
todo verdad presente, sin historia.
Que, como él, se diera en cada instante,
...todo, con todas sus estrellas; sin
que, niñez, juventud, vejez, quitaran
ni pusieran encanto a su hermosura inmensa.
¡Temblor, relumbre, música
presentes y totales!
¡Temblor, relumbre, música en la frente
-cielo del corazón- del libro puro!

PERO YO NO ASPIRO A TANTO…y yo definí “Bolso de niebla” así cuando hace días me preguntaron:
Decir qué es un libro es un difícil asunto. Cada libro habría de ser distinto para cada lector. Y eso sería lo deseable para  “Bolso de niebla”. 
A primera vista y ya el título nos hace intuirlo, es un tanteo interrogando en lo profundo, un buscar la sorpresa, algún hallazgo imprevisto, muchos poemas regalados y con nombre escondido que se desvelarán inquietos en la lectura íntima, una colección de espejos, una rueda de instantes atrapados, un lugar al que volver. 
Es un juego circular que puede sorprendernos. Este libro es un viaje que emprendemos bajando un tobogán y ascendiendo a las palabras que nos atan a instantes de sorpresa, alegría y misterio. Así, como si nada. 

Y CON ÉL SE APROXIMA, COMO SIEMPRE, UN…

NUEVO NACIMIENTO

Inicio de un nuevo recorrido.
Fuente sencilla. Silencio.
Todo es espera y magia.
Todo tan incierto. Casi íntima, 
como a puerta cerrada entre los árboles, 
fluye la palabra.
Despacio, sin prisa.
Mirando a la claridad de los ojos tiernos y al ritmo de los corazones.
Así comienza a salpicar el agua.
Igual comienza cada clase
cuando hay tiempo
y esperanza.

MAÑANA

Se abrirá de luz la palabra
y llevará el viento
las almas que cantan.
Se hará el tiempo
más largo de horas
y los niños cobijo
de sueños.
Será el tiempo
de la palabra sabia, 
de la ola
y del sentimiento.

 Y AHORA….un poema que se cayó el último día del libro ¡Ay!

¡¡Pedidme una estrella
la caja está llena!!
La mía es cuadrada...
porque es mi ventana.
Si no te das prisa...
mañana se escapan.
¡Ay, se me ha escapado
un beso de estrella,
de anís estrellado!

Para nosotros hoy llega el otoño.
Hoy baja la niebla, corre por las laderas,
nos acompaña a casa como húmedo perro lanudo…

Nos acerca a la hoguera 
de las palabras nuevas.
O de las que podrían haber estado en el libro
Y que ahora llegan…

CABALLERO DORADO

Llega el caballero
de los pasos de oro
que llena los campos
con sus mil tesoros.

Repartirá uvas,
traerá castañas
y de calabazas
llena tu cabaña.

Llega el caballero
que cubre de aliento
las cumbres, los prados,
el río, el sendero...

Regalará perlas
a la reina araña,
pintará de estrellas
cielos y montañas.

Ese caballero,
con soplo de artista,
les dirá a las aves
que vuelen deprisa.

Cubrirá de luces
las ricas manzanas
para que sea dulce
la sidra dorada.

El buen caballero,
de nombre sonoro,
regresa a tu pueblo
y se llama Otoño

OTOÑO (Para Sergio)

Ha caído el otoño sobre mí
Con su atmósfera
quieta
Con sus nubes
grises,
Con sus pájaros
serios…
Ha caído el otoño
Con su silencio
inquietante,
Con su rumor
cansado
Con sus cielos
entrecortados…
Hoy ha caído el otoño
Con sus lloviznas
amables,
Con sus árboles
desconcertados
Con sus aves
Emigrantes…
Ha caído, dulcemente, el otoño
Con sus claridades
diáfanas
Con sus suspenses
emocionantes,
con sus cielos
estrellados…
Y tú no estabas.

PERO, A VECES, son precisamente otros los que dialogan sin pausa en el blog.

¿Quién viene?
¿Quién llega?
Será el otoño
por la pradera.
Mira que tengo
en la cabeza.
Es una hoja
que no me pesa.
Parece lluvia
de hojas secas.
Salto, las piso
y alegres suenan.
Hay algún verde,
mucho marrón
y más colores...
¡Qué diversión!
No creas que es triste
que el otoño llegue,
que el viento sople
y en la montaña nieve. Irma 

Y llamado, tal vez, por Gª Lorca alguien responde:

¡Pum, pum! ¿Quién es?
Rosa Serdio, debe ser.
Y ¿qué quiere la Rosa?
Saludar a un clavel.
Y ¿quién es el clavel?
Un amigo “fragatino”,
que es de origen montañés.
¡Pum, pum, qué bien!,
que hoy exista Internet.
¡Pum, pum, qué bien!
Que nuestra amiga Rosa
nos recuerde otra vez.
Mariano Coronas (el “clavel”)

¡De IRMA tenía
que ser el poema
Pues su nombre es RIMA
si le das la vuelta!
Menudas estrofas,
menudas ideas.
Hazme una colonia
que huela a poeta
aunque sea con hojas
de las que otoñean.
Ponlas en las páginas
de alguna libreta.
Y, por favor, Irma,
junta siempre letras
con tanto cariño,
con tanta destreza.
Un beso, una rosa,
un abrazo grande
y una ¡ENHORABUENA! 
A.

Siguiendo la conversación les confesé:

SUEÑO DE ROSA

Alguna vez soñé,
cuando aún era pequeña,
que tal vez algún día
los versos me siguieran.
Tiempos de trenzas largas
de pueblo y de meriendas...
cuando iba a la fuente,
cuando iba a la hierba,
cuando bajaba al cole
temblando entre la niebla...
Otro día pensé
que, si yo no podía,
quizá tendría alumnos
que por mí los harían.
Y ahora, haciendo un corro
de palabras cruzadas, 
escribimos poemas
como quien juega y canta.
Y todos somos Irma...
¡compañeros del alma!
Y en todos vive rima,
ese amor que nos alza.
Gracias, gracias, gracias...
Gracias, Rima, gracias. 
Mª Rosa Serdio

AHORA…en el libro ya está…

¡Qué sería de mí
sin corazón de trinos,
si alma al aire!
¡Qué de mis días
de caminos cavados
por los pasos
del siempre!
¡Qué del azul inmenso
de las praderas
que surcan mis miradas!
¡Qué sería del mar
sin el espejo fiel
de las estrellas!

SOSPECHA

Hay algo que tiembla en el aire.
No se ha parado nadie a ver las hojas del tilo que dejan caer su gota de agua con pálpitos de viento.
Nadie aparenta sentir cómo tiritan los pétalos de la única flor de magnolia que aún queda en el árbol gigante.
No he visto a nadie pararse un instante y escuchar que hoy no cantan los pájaros. Ninguno.
Nadie mira a los ojos, todos corren de unas gotas alegres que tintinean, como niños en recreo, sobre unos paraguas chorreantes.
Y nadie sospecha que, entre tanta prisa, el miedo hace su casa en cualquier alcantarilla de la calle. Y por eso…tiemblan las aceras. La vida, ahora, tiembla.
Y nos queda el refugio de la palabra que compartimos. Sólo esos  refugios: el libro y al palabra.
La palabra como pan de cada mañana
En la mano y la voz de quienes nos acompañan.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------->

Aquí…acabaría  la intervención pero hubo alguna emoción más y un regalo para un lector espontáneo.

FRUTOS NUEVOS DEL OTOÑO

Perlas, telarañas,
Nieblas y borrascas,
Pasos que susurran
sobre la hojarasca.
Dulces de manzana,
castañas asadas,
Jalea de moras,
Bollos, empanadas…
Trae de la mano
este nuevo otoño
con rocío fresco
y calor dorado.
Guarda, el dulce otoño,
en su gran mochila
más tesoros nuevos
Para la familia

NANA DE OTOÑO  (Para Mario, que lee como si encantara)

No puede ser que el ave
de la rama más alta
tirite entre estos fríos
nuevos del alma.
Dejadme que lo acune
entre dos hojas,
que susurre una nana
para las sombras,
que recoja su manto
sobre sus manos
y que muy despacito,
yo le sosiegue.
Pajarito de nata,
mi niño lindo,
cierra ya los ojitos
que no hace frío.

Y ya nos vamos, contentos con el bolso del alma llenos de nuevas palabras.

COLLAGE OTOÑAL

Hojita que sube,
Hojita que baila…
Jugando está el viento.
¡Abre la ventana!
Rayito que guiña,
Un brillo en el agua…
Llegando está el sol
¡Vive la mañana!
Nube negra ruge,
nube blanca alta…
Enfado en el cielo.
¡Corre!¡Corre a casa!
Y gota que cae
rozando tu cara…
Ya llora el otoño
¡Cierra esa ventana!

¡Cierra! Que este otoño tenemos un libro nuevo que parece recordarnos algunas cosas y querer decirnos algunos secretos. Gracias por abrirlo con cariño y por regalarlo, junto con un buen manojo de tiempo, a los que queremos: grandes y pequeños.

Muchas gracias a todos y ¡¡buena lectura!!

Mª Rosa Serdio
Autora de “Bolso de niebla”
Pintar-Pintar.
2015


Bolso de niebla
Mª Rosa Serdio / Julio Antonio Blasco 
ISBN: 978-84-92964-60-4 
PVP: 18,50 € 

72 páginas 
Más información y primeras páginas


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información